+

VIVIENDA EN RUSSAFA

Arquitectura interiores / Rehabilitación / Intervenciones

Dentro del ensanche valenciano, en concreto en el singular barrio Russafa, se encuentra esta vivienda con rasgos del pasado pero muy actual.

Uno de los principales retos del proyecto es reconquistar el barrio desde la arquitectura, adaptando la vivienda a las necesidades actuales pero conservando los elementos característicos ocultos de los edificios propios del contexto urbano: el barrio, cuya edad predominante de los edificios es de 100 años, posee una importante homogeneidad arquitectónica debida a la situación socio-cultural de una época en la que se trataba de dar reflejo de un cierto estatus a través de la arquitectura.

Al recibir la propuesta, encontramos una vivienda muy compartimentada, con habitaciones pequeñas y poca luz. Una de las premisas era compensar la luminosidad entre los espacios orientados a norte y sur. Debido a la geometría preexistente, la fachada norte aportaba una luz homogénea y constante a la zona volcada al patio interior mientras que el corazón de la casa quedaba muy oscuro. Por esta razón se proyecta una vivienda cuyo centro diáfano de carácter ambivalente ayuda a diferenciar entre zona de noche y zona de día, y conectarlas. Este nexo de unión es a la vez distribuidor, pasillo, office y cocina. Los dos dormitorios dobles dan directamente a dicho espacio intermedio a través de dos grandes puertas correderas, diseñadas de suelo a techo, y que funcionan cerradas para separar y dar privacidad, o abiertas para aportar luz al interior y permitir que el espacio fluya. La cocina se configura con una pieza de armariada alta que contrasta en tono y material con una isla central casi monolítica que permite circular en torno a ella con la posibilidad de disfrutar del espacio de forma diversa.

Las líneas puras y minimalistas de las habitaciones contrastan con la zona de fachada cuyo gran protagonista es el muro de ladrillo macizo que queda al descubierto y que se acompaña del forjado de vigas de madera y revoltones cerámicos. Entre ambas zonas aparece un diálogo de elementos constructivos y de mobiliario que hacen guiños al pasado y al presente arquitectónico al situarse entre lo moderno y lo vintage, mientras que la característica pétrea de la bancada central habla de una permanencia serena que va más allá de estilos y épocas.


Localización: Russafa, Eixample, Valencia
Año: 2019

Proyectos relacionados