+

Vivienda en Sant Francesc

Arquitectura interiores / Intervenciones

Esta vivienda de porte clásico y elegante se encuentra situada entre los barrios del Pilar y Sant Francesc en la ciudad de Valencia. En ella todas las estancias principales dan a la fachada exterior, distribuyéndose de manera paralela a la misma. La orientación Norte, unida a unas vistas despejadas sobre un pequeño parque le otorgan una iluminación constante y continua a lo largo del día con una luz blanda que no genera casi sombras y que se desliza por las superficies de forma delicada.

 

El proyecto conserva conceptualmente el esquema de distribución y respeta los techos moldurados de todos los espacios vinculados a fachada, pero las necesidades espaciales obligan a transgredir las salas originales introduciendo un juego de volúmenes y cortes en el techo. Una cota delimita el plano a partir del cual lo nuevo y lo antiguo dialogan. Dicho plano liso que marca la altura de las zonas de voladizo de fachada y cocina se remata con una nueva moldura que recoge la iluminación artificial de toda la casa. Más allá de estas salas los espacios secundarios se tratan con superficies y volúmenes limpios con una iluminación explícita y potente que trata de poner en valor las texturas de los planos y los materiales.

La distribución y ubicación de las instalaciones obliga a realizar una circulación larga desde el acceso hasta la cocina, es por ello que el proyecto trata de desdibujar al máximo la longitud del recorrido. De este modo el acceso se trata como un espacio amplio y blanco que actúa como distribuidor de la zona de habitaciones; mientras que el pasillo, al cual vuelcan los baños, se separa del salón por un mueble a dos caras cuyas aperturas y huecos controlan las vistas y abren las visuales además de contener un programa variado de almacenamiento, mueble de TV, librería, despensa…

Este mueble de composición compleja se trata como un volumen exento que domina el espacio del salón, convirtiéndose en el protagonista de la vivienda. La chapa de roble de veteado intenso y el azul petróleo de los lacados contrastan con la atmósfera limpia y blanca del espacio para llegar a entenderse como un objeto con valor en sí mismo. Sólo el suelo laminado en espiga, y los alicatados (y encimeras) de aspecto pétreo compiten en protagonismo al recorrer el resto de estancias de la casa.

Por la noche, cuando la blanda luz de norte desaparece, la iluminación artificial convierte la vivienda. El blanco de paredes y techos que antes sólo era el telón de fondo de las nuevas texturas, formas y colores, se muestra expresivamente con fuertes contrastes provocados por la iluminación rasante para recordarnos lo que esta elegante vivienda fue antaño.


Localización: Sant Francesc, Ciutat Vella, València
Año: 2018

Proyectos relacionados