+

Vivienda en l'Eixample

Arquitectura interiores / Rehabilitación

La vivienda a rehabilitar de unos 98m2 se sitúa en el barrio de Gran Vía en el distrito de L’Eixample

 

El proyecto parte de la distribución típica en viviendas de esta tipología del Ensanche de Valencia: tres habitaciones en al acceso, dos de ellas a fachada y otra a un patio de luces; un largo distribuidor con un baño; y una habitación de estar y cocina situadas al fondo de la vivienda volcando al patio de manzana. En este caso nos encontramos, además, con la singularidad de una habitación en el pasillo que originalmente no tenía ventilación, y que será clave en el desarrollo del programa de necesidades.

Así pues, tomando como premisa el dar un giro a la distribución, se trae la zona de día al acceso, creando un espacio diáfano que da la sensación de una mayor amplitud y que facilita la entrada de luz a toda la casa. El pasillo desaparece y la antigua habitación sin ventilación se abre a ese espacio para albergar la cocina.

Debido a la redistribución de las zonas húmedas respecto a la ubicación de las bajantes, y dado que la altura del piso lo permite, gran parte de la vivienda se levanta mediante una tarima, para facilitar el paso de las instalaciones, generando así dos zonas claramente diferenciadas: la cota de acceso con un pavimento duro de tipo porcelánico, y la cota superior con un pavimento más cálido de madera.

La cocina, como nexo entre la zona más pública y la zona privada, y vinculada al espacio de paso, está formada por una gran isla longitudinal de granito de importación que se desarrolla en ambas cotas, lo que permite tener en una misma pieza la encimera sobre los muebles de cocina y la mesa del office.

Las habitaciones quedan ahora volcadas al patio de manzana con una orientación Sur-Oeste. El dormitorio principal cuenta con un una armariada de suelo a techo y un baño en suite.

En general se han intentado remarcar las características arquitectónicas propias de la época en que se construyó el edificio, sacando a relucir el ladrillo macizo en zonas concretas como en la fachada o los pilares, y generando un contrapunto mediante paredes lisas pintadas en blanco puro.  Además, con la intención de crear una atmosfera serena y elegante, se utiliza el color en el acabado lacado del mueble de la entrada y la cocina, generando un sutil contraste, aportando con todo ello una luz especial y cálida en toda la vivienda.


Localización: Valencia
Año: 2016

Proyectos relacionados