+

Centro Ortofon

Arquitectura interiores / Espacios comerciales / Intervenciones

Uno de los cambios más perceptibles del centro es la desaparición de los antiguos acabados (panelados de madera y puertas tipo cerezo, parquet de tablillas de roble oscurecido, paredes con papeles pintados y texturizados color crema....). Los cuales han dado paso a paredes lisas y puertas blancas lacadas, vidrios transparentes y translúcidos, tarima clara y detalles en madera maciza que intentan domesticar y contrastar la sensación aséptica y neutra.

El cambio de acceso del rellano de planta de una puerta a la otra, aumenta la sensación de renovación del espacio. El nuevo volumen de la sala de ordenadores y archivo domina la visual y reorganiza las circulaciones.

Otro requisito del cliente era dar importancia a la sala de ordenadores para mostrar el compromiso del centro con la incorporación de las nuevas tecnologías en sus tratamientos. Nuestra propuesta: sacar la sala de su anterior ubicación de difícil acceso y colocarla como centro del "claustro".

Con la intención de potenciar el concepto y dar una solución funcional. El nuevo techo de la sala de ordenadores se diseña con unas bandejas de luz que intentan coordinar las diferencias de alturas del estado previo y proporcionan una iluminación difusa y continua, muy propicia para el uso último de la sala y que potencia la sensación de caja de luz.

La flexibilización de los espacios intermedios permite ubicar la sala de espera en un nudo circulatorio sin que se convierta en un espacio de paso obligado. La vinculación con el acceso y el aseo, y la capacidad de control desde la recepción (requisitos indispensables de la dirección) quedan solventadas.

La doble mampara de la sala de ordenadores, genera vistas cruzadas entre los pasillos de circulación, clarifica el concepto espacial y permite aumentar el control sobre los usuarios de la zona de logopedia (niños y personas con discapacidad) desde cada uno de los gabinetes hasta el acceso principal.

El nuevo esquema de circulación tipo claustro permite simplificar las circulaciones y controlar las mismas desde todos los puntos. A pesar de lo que pueda parecer a priori, que los pasillos se han duplicado, el esquema flexibiliza el uso de los espacios intermedios, posibilitando nuevos usos de los mismos.

Los espacios representativos se cierran con mamparas de vidrio que permiten, a través de la transparencia, el aumento de la luminosidad de las estancias interiores y proporcionan una sensación de amplitud y claridad espacial.


Localización: Sant Francesc
Año: 2013